Desde el Posgrado

¿Te interesa conocer los mejores trabajos académicos de la UAM sobre la universidad y su entorno?

En esta sección se publican los mejores trabajos y artículos académicos sobre los problemas que se desprenden de la relación entre la universidad y sus entornos: social, educativo, cultural, político, económico y ambiental.

 A través de esta sección Reencuentro busca difundir entre su comunidad de lectores la información y el conocimiento que están produciendo los estudiantes junto con sus profesores, en los programas de posgrado de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la UAM Xochimilco, particularmente, del Doctorado en Ciencias Sociales (DCS) y de la Maestría en Desarrollo y Planeación de la Educación (MDPE)

Cabe aclarar que no exclusivamente artículos surgidos de estos programas, ya que es política de la revista aceptar para su dictamen trabajos de estudiantes de posgrado de todas la unidades de la UAM e incluso de otras instituciones nacionales e internacionales.

Esperamos que nuestra selección de artículos te resulte interesante. 

Para cualquier comentario sobre el contenido de la sección, contáctanos en: rev.reencuentro@gmail.com


“El fenómeno de apropiación social de las TIC en el campo educativo: Ejercicio de dialogicidad interna compartida, producida por un investigador en formación”

Glosa

En esta ocasión REencuentro. Análisis de problemas universitarios, publica un texto producido por Juan Manuel Góngora Villeda, estudiante de la Maestría en Desarrollo y Planeación de la Educación de la Universidad Autónoma Metropolitana – Xochimilco. En sentido estricto se trata de un texto híbrido, elaborado en términos ensayísticos, pero que a la vez cumple con las características de un diario —más que un reporte— de investigación, donde el autor produce una reflexión altamente pedagógica al dar seguimiento a su experiencia formativa dentro del programa de posgrado, profundizando en el proceso de construcción de su objeto de estudio sin desdeñar los desafíos que para todo investigador —novel o avezado— implica el abordaje de un tema y su problematización por aproximaciones sucesivas.

Se trata de un texto honesto y comprometido que al referir el trabajo realizado durante el primer año como estudiante de maestría, aporta consideraciones metodológicas dentro del canon del campo de las ciencias sociales y particularmente para la investigación cualitativa. Con un estilo descriptivo/ narrativo de su proceso, el autor incorpora en su acto enunciativo los rasgos de una identidad en construcción: la de investigador que alumbra una lectura que tiende puentes lo mismo entre estudiantes que profesores al visibilizar la serie de cuestionamientos internos, pero puntuales en la búsqueda de lograr el rigor requerido en la producción de conocimiento, amén de aportar una ruta epistémica todavía en curso, para el acceso a la comprensión del fenómeno de apropiación social de las TIC en el campo educativo.

Dra. Lilia Rebeca Rodriguez, Profesora Investigadora, UAM-X

 

Introducción

Diciembre de 2015: En aquel entonces, los integrantes de la maestría en Desarrollo y Planeación de la Educación (DEPLAED) estábamos por concluir nuestro primer trimestre dentro del posgrado. Nos encontrábamos en la recta final de un nuevo comienzo; una nueva universidad para unos, una entidad federativa distinta para alguien más, una disciplina más distante de las ciencias sociales para una colega, incluso un nuevo país para un par de compañeras; sin duda, una experiencia que nos marcaría en mayor o menor medida a todos. Pero independientemente de nuestra procedencia, cada uno pudimos vivir el rigor de lo que significa un final de trimestre en la UAM. Y es que al acercarse las fechas de entrega de actas, en donde los profesores plasman las calificaciones de nuestro desempeño, es cuando uno tiende a enfocarse más y desarrollar las ideas que se han venido trabajando a lo largo de tres meses. Ensayos, avances de investigación, producción de contenidos, recolección de datos, sistematización de información; con cada trabajo vamos afinando nuestra lectura, redacción, habilidades como investigadores en formación y el rumbo que queremos que tome la investigación que cada uno está llevando a cabo.

Este año las cosas han cambiado respecto del anterior; ahora tenemos menos seminarios y hemos presentado con mayor frecuencia nuestros avances de investigación. El contenido de cada seminario y cada módulo nos deja aprendizajes enriquecedores, los cuales nutren nuestro trabajo y desarrollo académico. Ha sido un año de grandes experiencias y en donde cabe, muy prudentemente, reafirmar no sólo los conocimientos adquiridos, sino los motivos y expectativas que se tienen sobre el trabajo de investigación que, eventualmente, desembocará en la “idónea comunicación de resultados”, con la cual podremos defender si somos merecedores del título de maestros en desarrollo y planeación de la educación.

Digo que es prudente pero, ¿es realmente necesaria esta reafirmación?

Mi respuesta, de manera tajante, es: sí. Tener plena conciencia de qué es lo que quiere realizar uno como investigador, por qué lo quiere hacer y cómo lo pretende llevar a cabo, son cuestionamientos que de manera recurrente se deben hacer personas de todos los niveles académicos: estudiantes, profesores y cualquier persona que pretenda realizar una investigación. De alguna manera, son preguntas que nos llevan a definir o construir una identidad, y en este caso, la identidad de nuestro trabajo; en donde también se refleja, en parte, la de uno mismo. Y, como todo proceso de construcción identitaria, éste se encuentra en distintas ocasiones con procesos de reconfiguración; hablando de sus orígenes, desarrollo y conclusiones. Si el lector tiene alguna experiencia en investigación, seguramente sabe de lo que hablo; es altamente probable que en cierto momento o etapa de la planeación o desarrollo surjan dudas bien fundamentadas que hayan atacado la esencia misma de nuestro trabajo. “¿Es esto lo que realmente quiero hacer?”, “lo que estoy haciendo, ¿es la mejor manera de llevarlo a cabo?” Pareciera que son preguntas muy simples, pero en realidad tienen un peso muy consistente en la investigación. Lejos de recolectar información, generar categorías de análisis o redactar nuestras interpretaciones sobre los resultados obtenidos, por poner algunos ejemplos, tal vez una de las partes más difíciles de concretar sea el definir qué es lo que queremos hacer. Teniendo claro el qué, el por qué y el cómo realizaremos nuestra investigación, seguramente nos dará una guía muy adecuada para no perder la ruta a seguir a lo largo del trabajo.

En este sentido, me dispongo a compartir algunos de estos elementos identitarios que me han ayudado a reafirmar mis objetivos, a reconocer la importancia de desarrollarlos y a trazar el camino para realizar todo lo que implica mi investigación como estudiante de posgrado; esperando que sean de utilidad para cualquier colega investigador que requiera, al igual que yo, dar claridad al rumbo de su investigación.

Lo que continúa en este breve ensayo son tres puntos ejes de la génesis y estructura sobre mi experiencia investigativa en el posgrado: dar respuesta al qué, por qué y cómo de lo que quiero investigar como estudiante de la maestría en DEPLAED.

1. ¿Qué quiero hacer/investigar?

Cuando decidí postularme como aspirante a la maestría en DEPLAED, me informé sobre las líneas de investigación que se podían seguir. Como usuario activo y amante de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), definí que mis intereses y gustos se adecuaban a la línea que tiene que ver con “Problemas y Tendencias Actuales en la Educación”, específicamente a la línea que trata sobre “Apropiación Social de las TIC en el campo educativo”; con base en esa línea, realicé el proyectó que presenté como parte del proceso de selección para el ingreso. Dicho proyecto, como era de esperarse, sufrió modificaciones con mi aceptación en el posgrado, con el paso de los trimestres y el avance en los seminarios.

En un principio, al acercarme al contexto de la UAM-X, me encontré con un espacio universitario en donde se puede ver reflejado el esfuerzo de esta casa de estudios por incorporar las TIC en el entorno educativo; abierto, al parecer, a toda la comunidad universitaria. Este espacio lo conocí, en primera instancia, con el nombre de Aula Multimedia UAM-Universia (eso es lo que se puede leer en la placa que se encuentra en la puerta de entrada); posteriormente, supe que su nombre actual es Laboratorio: Aula Multimedia (LAM). Y del acercamiento a esta aula multimedia, surgió en mí el interés por realizar un estudio relacionado con el análisis de espacios como éste. Para abrir el telón, cabe preguntarse ¿qué es un aula multimedia?

El aula es un lugar donde se desenvuelven procesos de enseñanza-aprendizaje; es un espacio de interacción social. Un aula multimedia sería ese mismo espacio, “pero ajustado al nuevo paradigma tecnológico digital” (Andión, 2006). Un aula tradicional y un aula multimedia tendrían, de primera instancia, diferencias en términos de equipamiento tecnológico pero, ¿qué objetivo tiene el estudio de un aula multimedia?

Para dar inicio a una investigación en ciencias sociales, es necesario tener claro un punto de partida, y este punto deben ser las preguntas de investigación, las cuales son generadoras o detonantes del qué se quiere estudiar. Antes de formular una serie de preguntas eje sobre mi investigación, me hice una pregunta concreta:

P: ¿Qué es lo que quiero investigar?

R: El fenómeno de apropiación social de las TIC en el campo educativo.

 Si el tema o línea de investigación a seguir trata sobre la apropiación social de las TIC en el campo educativo, la primera pregunta de investigación puede ser:

¿En qué consiste el fenómeno de apropiación social
de las TIC en el campo educativo?

Hecha esta pregunta, queda más claro el punto de partida de la investigación. Sin embargo, es una pregunta de carácter muy general y que puede ser resuelta con tan sólo buscar definiciones sobre dicho concepto.

Una de las posturas más claras sobre este fenómeno, y que adoptaré para el desarrollo de la investigación, será la de Mauricio Andión (2014). Este autor se refiere a la apropiación social de las TIC como el conjunto de una serie de fases que involucran:

  1. Uso apropiado. Va ligado a objetivos específicos; es cuando se le otorga un sentido a la utilización de las TIC. En el caso de la educación, tiene que ser un sentido académico; se habla de las TIC como un medio para el desarrollo de proyectos de investigación y la producción de contenidos multimedia. Es decir, la comunidad educativa actúa no sólo como consumidora de la tecnología sino, también, como productora de objetos de aprendizaje.
  2. Apropiación social. Se da, a través de los elementos anteriores, una integración de una cultura digital. Las TIC pasan a formar parte de la vida humana como un elemento casi transparente, completamente integrado tanto en un aspecto social como subjetivo.
  3. Acceso. A los dispositivos tecnológicos en términos de hardware y software. Es decir, que se cuente con la infraestructura mínima para poder tener acceso a las TIC.
  4. Uso social. El uso común o cotidiano que las personas le dan a las TIC. La capacidad de que cualquier persona pueda utilizar la tecnología gracias a su condición intuitiva para manejarla.
  5. Alfabetización digital. Un concepto generalmente asociado al desarrollo de competencias tecnológicas, pero que no se limita sólo a saber utilizar las TIC, sino utilizarlas para potenciar la acción de los sujetos a través de darle un sentido específico al desarrollo de esas habilidades tecnológicas.

Al respecto de esta definición, Andión menciona que el conjunto de fases que integran el proceso de apropiación social de las TIC suponen un cambio a nivel cultural, es decir, que existe un antes y un después de la llegada de la tecnología a la vida humana, lo cual representa un hito que modifica las prácticas culturales en tal medida, que la tecnología se llega a ver no como un elemento novedoso o innovador, sino como algo normal en la vida humana; casi tan natural como respirar, pero en mayor o menor medida dependiendo del cómo se han dado las fases del proceso de apropiación.

Teniendo ya una noción sobre la apropiación social de las TIC en el campo educativo, lo siguiente es preguntarme ¿cómo acercarse a este fenómeno?

Una vez definido de una manera general qué quiero investigar, es necesario dar más especificidad a la investigación. No puedo dar respuesta a una interrogante que pretenda decir cómo se da la apropiación social de las TIC en todo el campo educativo, es decir, en todos los contextos, en todos los países, en todos los espacios, en todos los tiempos. Ya que mi acercamiento a esos conceptos se dio a través del LAM, me pareció un excelente punto de partida para comenzar a desentrañar lo referente al proceso de apropiación social de las TIC en el campo educativo. Entonces, ubicando esta aula multimedia en términos espacio-temporales, se puede decir que se encuentra dentro de la UAM-X, la cual forma parte de la educación superior (ES) pública en México y que, a su vez, forma parte de un mundo globalizado, al cual distintos autores lo refieren como la llamada sociedad red (Castells, 1996). Así, la investigación también debe responder a preguntas como son:

¿Cómo se generan y desarrollan los procesos de apropiación social
de las TIC en la ES?

¿Cómo se generan y desarrollan los procesos de apropiación social
de las TIC en la UAM-X?

Esta especificidad terminará por pretender responder dos preguntas centrales sobre el LAM:

¿Cómo se generaron los procesos de apropiación social
de las TIC en el LAM?

¿Cómo se desarrollan, actualmente, los procesos de apropiación
social de las TIC en el LAM?

Entonces, en esencia, lo que quiero hacer es un estudio sobre el LAM, para poder dar una respuesta a todas esas preguntas que van de lo general a lo particular. En especial, voy a realizar un estudio de carácter cualitativo, el cual es mejor conocido por el nombre de estudio de caso.

El estudio de caso es tan sólo una de muchas maneras que existen para hacer investigación en ciencias sociales; ésta es la idea con la que Robert K. Yin (1994) comienza su explicación sobre el cómo saber en qué momento es recomendable utilizar este método de investigación.

Cualquier método tiene sus ventajas y desventajas en función de lo que se quiere investigar. El estudio de caso es un método ampliamente reconocido y utilizado en investigaciones en ciencias sociales. Yin comenta que es un método especialmente preferido en investigaciones que:

a)    Buscan responder interrogantes del tipo “qué” o “cómo”.
b)    En donde se tiene un ligero control sobre los eventos.
c)    Se enfocan en un fenómeno contemporáneo dentro de un contexto en la vida real.

Dados estos tres componentes, se propone esta investigación como un estudio de caso, al cumplir con:

1)    El tipo de interrogantes que se plantean sobre en qué consiste el fenómeno de la apropiación social de las TIC en la educación y cómo se generó y desarrollan estos procesos en la actualidad en el LAM.

2)    Tener un ligero control, en términos de contar con un acceso privilegiado al LAM y su entorno, al ser estudiante de posgrado en la UAM-X y poder tener acceso a este espacio.

3)    Tener como centro un fenómeno de vital importancia para la vida actual como lo son las TIC y su relación con la educación.

En realidad no existe una fórmula o receta que indique exactamente en qué situaciones es mejor utilizar el estudio de caso como método para llevar a cabo una investigación, pero las recomendaciones de Yin van el sentido de comparar dicho método con otros, para tener en cuenta las ventajas y desventajas de cada método y así poder seleccionar el que resulte más adecuado para el fenómeno que se desea estudiar. Para esta investigación, el método de estudio de caso resulta conveniente, ya que éste es recomendable precisamente en estudios en donde se busca realizar descripciones en profundidad de algún fenómeno social. En este sentido, la presente investigación busca describir el fenómeno de apropiación social de las TIC en la educación bajo el supuesto de que los procesos de dicho fenómeno desembocan en una integración cultural; para lo cual resulta ideal este método.

P: ¿Qué es lo que quiero hacer?

R: Un estudio de caso sobre el LAM.

 

2. ¿Por qué lo quiero hacer/investigar?

El porqué de esta investigación, responde a tres situaciones principales.

1. Como estudiante de posgrado, es necesario desarrollar ciertas habilidades académicas, y el modelo de la UAM-X responde a la formación de profesionales que se desempeñen en el campo laboral como parte de equipos de trabajo y como investigadores. Al llevar a cabo un estudio de este tipo, es altamente probable poder potenciar estas habilidades académicas, al recibir una formación integral como académico y como investigador. La UAM-X no sólo nos proporciona las herramientas necesarias a nivel teórico, sino que nos motiva a poner en práctica los conocimientos que vamos adquiriendo en el día a día. Así, para poder obtener el grado de Maestro en el Desarrollo y Planeación de la Educación, es necesario desarrollar un proyecto de investigación que desemboque en una idónea comunicación de resultados.

En respuesta al punto número tres de las recomendaciones de Robert K. Yin sobre los estudios de caso, y para realizar una investigación que se lleve a cabo a través de este método, es importante que el objeto de estudio se centre en un fenómeno contemporáneo que sea parte de la vida actual. En este sentido, es muy relevante destacar el papel de las TIC como parte de una revolución tecnológica que ha venido a modificar diversos aspectos en la vida cotidiana del ser humano; uno de ellos es, por supuesto, la educación. Hablar sobre las TIC en el entorno educativo no sólo significa pensar en la dotación y utilización de dispositivos electrónicos en las aulas; es un problema mucho más complejo. Para tener una visión integral sobre este tema, es necesario mirarlo desde múltiples perspectivas. De primera instancia, resulta de vital importancia tener en consideración que “el mundo de las TIC excede al mundo de la educación” (IIPE-UNESCO, 2006), es decir, que la tecnología informacional y comunicativa no es un asunto que se limite a los temas educativos. Las TIC están insertas en diversos sectores y múltiples facetas de la vida humana: la vida escolar, la política educativa, la ciudadanía, el mundo laboral, el entretenimiento, la vida cotidiana; por poner algunos ejemplos. Es por eso que hablar sobre las TIC en la educación resulta, en muchas ocasiones, expresar un constante debate de un tema multidimensional en donde inciden también múltiples factores: lo económico, lo político, lo social. Siendo una temática tan diversa, es de esperarse que muchos académicos coincidan en la importancia del estudio de las TIC en la educación y que se trate con esta visión multidimensional, integradora en un nivel en donde convergen todas estas esferas: la cultura. El desarrollo de las TIC es, ciertamente, el resultado de una gran revolución global a nivel tecnológico. Pero esta revolución tiene una procedencia e implicaciones que se integran en lo cultural, ya que “la tecnología se produce, circula y se consume en la cultura” (Andión y Lizarazo, 2013). Y, por su parte, organismos internacionales también reconocen la importancia de las TIC en la vida humana. Por ejemplo, la UNESCO (2008) señala en su informe sobre estándares de competencias en TIC para docentes que “Para vivir, aprender y trabajar con éxito en una sociedad cada vez más compleja, rica en información y basada en el conocimiento, los estudiantes y los docentes deben utilizar la tecnología digital con eficacia.” Siendo un fenómeno de tal importancia en la actualidad y a nivel global, se puede dar una justificación muy pertinente de por qué se quiere realizar una investigación de este tipo.

 

2. Finalmente, pero no menos importante, el trabajo de un investigador debe responder no sólo a fenómenos actuales, sino también a intereses y gustos propios. Cuando un trabajo resulta apasionante, deja de verse como algo laborioso o como un requisito por cumplir. Dados mis gustos por la tecnología, la educación y la investigación, este tema resulta de mucho agrado para desarrollar. 

P: ¿Por qué lo quiero hacer/investigar?
R: Porque es importante en términos de mi desarrollo académico, como tema de estudio en la sociedad actual y por mis gustos y aficiones personales.

 

3. ¿Cómo lo voy a hacer/investigar?

Para responder a esta pregunta es imperativo reconocer que existen múltiples perspectivas para abordar un objeto de estudio y que, necesariamente, se debe tomar una postura para saber desde dónde interesa ponerse en contacto con dicho objeto.

En tanto se entienda a los procesos de apropiación social de las TIC como un fenómeno que supone un cambio a nivel cultural, el estudio de espacios como las aulas multimedia podría implicar el dar cuenta o describir los elementos que los componen, pero también de las formas simbólicas de los participantes o usuarios, en este caso, del aula multimedia en tanto acciones, objetos y expresiones significativos que se emiten entre los participantes y que están sujetos a diversos marcos interpretativos dependiendo del contexto (Thompson, 1990). Para esto, adoptaré una concepción simbólica para hacer un análisis cualitativo, con lo que se pretende “desentrañar estructuras de significación” (Geertz, 1973;24), realizando una descripción densa de las formas simbólicas dentro del aula multimedia y así poder dar una “comprensión en profundidad” (Taylor y Bogdan, 1984:159) del fenómeno dicho, dentro del contexto del LAM, la UAM-X y la educación superior en México como parte de la sociedad red.

En otras palabras, atendiendo a la pregunta del cómo llevar a cabo la investigación, ésta se desarrollará a través de la elaboración de cuatro marcos de referencia que integrarán el producto final que me llevará a la idónea comunicación de resultados. Los cuatro marcos de referencia a desarrollar, yendo de un contexto macro hacia uno micro, son:

 

  1. La educación superior en México, dentro de la sociedad red. En donde se pretende contextualizar a la ES como parte de un contexto macro, una red mucho más grande. Aquí, Lara (2007), retomando la postura de Castells sobre la sociedad red, introduce el concepto de Universidad Red, en donde menciona que es importante tomar en consideración que la formación en redes no sólo se refiere a la tecnología, es decir, a Internet como red de redes, sino a una serie de redes sociales que permiten a los actores organizarse de tal manera que se muevan, compartan y produzcan, dentro y a través de estructuras en red, tales como: redes académicas, redes de investigación, de conocimiento, de innovación; todo esto, gracias a la interacción social.
  2. UAM Xochimilco como un campo social. Se debe considerar que el espacio del que se pretende realizar el presente trabajo no es un lugar aislado y sin contexto; sí, es único y determinado, pero también está inserto, antes que en un paradigma tecnológico, en un tiempo y espacio particulares, así como en ciertas situaciones económicas, políticas y sociales. Se ubica a la UAM Xochimilco como una universidad autónoma de carácter público y al LAM como un espacio donde convergen alumnos de las tres divisiones académicas: Ciencias y Artes del Diseño, Ciencias Biológicas y de la Salud y Ciencias Sociales y Humanidades, así como posgrados, profesores, trabajadores de la unidad Xochimilco y otras unidades e instituciones como la UAM Iztapalapa, la Universidad Autónoma de Chapingo, la Universidad Autónoma Veracruzana y la Universidad Autónoma de Sonora; entendiendo que todos estos actores se juntan en un solo espacio, pero que cada uno tiene una distinta procedencia. En este sentido es importante una revisión desde la teoría social, para lo cual se retomará la obra de Pierre Bourdieu (1972, 1979, 2001) para hacer un análisis del contexto de la UAM Xochimilco, a través de sus nociones de habitus, y los distintos tipos de capitales como cultural, económico y social.
  3. El aula desbordada: nuevas formas de interacción. Después de dar un contexto macro, se da un encuadre más específico, un close-up. Aquí, cabe abordar la problematización desde el punto de vista del aula como un espacio de interacción social. La adaptación del aula tradicional al nuevo paradigma tecnológico se traduce en las llamadas aulas multimedia, espacios equipados con las TIC y conectados a la red donde ciertamente se desborda el aula tradicional al contar con una infinidad de posibilidades de acceso a información en Internet y una multiplicidad de recursos tecnológicos que, sin duda, abren un enorme panorama en términos educativos y sociales. Aquí, se revisará la postura de José Joaquín Brunner (2003) sobre las salas de clases interactivas vistas como escenarios que dan al alumno un “poderoso medio para controlar sus aprendizajes”. Esta es una visión constructivista de la educación, donde se involucra al alumno como el centro de los procesos de aprendizaje y, esto genera formas de interacción en el ámbito educativo y social que son distintas a la concepción tradicional del aula.
  4. Apropiación social de las TIC: integración de una cultura digital. Al llegar a este punto, el aula multimedia no puede ser vista sólo como un espacio con equipamiento tecnológico. Si se viera como una mera vasija donde se depositan las TIC se caería en un grave error. Se reproduciría la noción de educación bancaria de Paulo Freire (1970), la cual nos habla de la relación educador-educando como un acto de depósito, siendo el educando un simple recipiente sujeto a ser llenado, dócilmente, con determinados conocimientos. Trasladado al paradigma tecnológico, la apropiación de las TIC no consta solamente del acceso a la tecnología, no es un depósito tecnológico. El tema del acceso a las TIC sí forma parte dentro de las fases de apropiación social de la TIC, pero no es lo único. En este marco se hablará sobre las fases de desarrollo que tienen lugar en el proceso de apropiación social de las TIC, viajando a través de las fases de desarrollo de la apropiación social de las TIC propuestas por Mauricio Andión (2014), y que abarcan el acceso, el uso social, el uso apropiado y la alfabetización digital; siendo Freire también un exponente que se trasladará al paradigma digital, se retoma su concepción sobre la alfabetización para, finalmente, desembocar en la visión de una integración de una cultura digital derivado de la apropiación social de las TIC en el entorno educativo, la cual supone los procesos mencionados aunados a la nueva dinámica de interacción socioeducativa; lo cual también se relacionará con la teoría de Jürgen Habermas (1981) y la noción de mundos de vida, donde se hablaría de la integración de esta cultura digital a través de la conjunción del mundo objetivo, mundo social, y mundo subjetivo. Así, estudiantes y docentes pasan de ser sólo emisores o receptores a convertirse en creadores de contenidos.

Teniendo en consideración estos cuatro marcos de referencia y al seguir con la metodología del estudio de caso, éstos se podrán desarrollar gracias a la utilización de herramientas, de corte cualitativo, de recolección e interpretación de información. Al respecto, Yin menciona que existen seis fuentes principales para recolectar evidencia, las cuales se utilizarán para el desarrollo de la investigación:

  1. Documentación
  2. Archivos de registro
  3. Entrevistas
  4. Observación directa
  5. Observación participante
  6. Artefactos físicos

Dados estos componentes, el plan de trabajo general comprende como eje central realizar observación y observación participante dentro del LAM, durante los trimestres 15-O y 16-I; en el período 15-O se dará una aproximación inicial al campo, al tratar de construir un esquema para describir los componentes y actores del LAM; en el período 16-I (Trimestre de invierno de 2016) se pretende entrar de lleno al campo realizando observación participante para recolectar más información. Todo esto, después de una recolección, lectura e interpretación de textos académicos que permitan dar una visión integral sobre el objeto de estudio.

Se contempla la creación de un blog, entendido como un espacio virtual o sitio web que servirá como un diario de campo para registrar la información obtenida a través de la observación en el LAM. Gracias a esto se pretende dar cuenta de las diversas actividades que tienen lugar en LAM, así como la producción de materiales que se hagan y los procesos de interacción entre los usuarios y su apropiación social de las TIC.

Aunado a esto, se diseñarán instrumentos de recolección de información cualitativa, para poder identificar informantes clave, a los cuales se les  realizarán entrevistas exploratorias y en profundidad para contar con datos cualitativos más profundos y poder realizar una descripción densa del LAM y lo que sucede en él. Además, se elaborará un directorio que esquematice la estructura del LAM, sus componentes y actores.

P: ¿Cómo lo voy a hacer/investigar?
R: A través de la recolección e interpretación de información, con el uso de herramientas de corte cualitativo y desarrollando los marcos de referencia pertinentes, así como la integración del documento final que me permita llegar a la idónea comunicación de resultados.

Para terminar… con este ensayo

Termina mi ensayo, pero comienza de manera más profunda mi investigación. A poco más de un año como estudiante de la maestría en DEPLAED, he podido “recolectar grandes procesos de enseñanza-aprendizaje” a través de la diversidad de seminarios en cada trimestre y con el desarrollo de mi proyecto de investigación. Así, también he podido recabar un gran número de textos referentes al uso de las TIC en la vida humana y, de manera más específica, en la educación. Todo este material me ha servido para empaparme del tema y poder construir una buena base a nivel teórico sobre la apropiación social de las TIC en el campo educativo. Lo que me corresponde como trabajo inmediato es:

  1. Concretar, a manera de capítulos de tesis, una serie de textos que puedan integrar un documento que me permita tener plasmado, de manera escrita, el sustento o marco teórico sobre el problema de estudio.
  2. Terminar de diseñar un esquema de trabajo que me permita la recolección de información a través de trabajo de campo en el próximo trimestre 16-I.

Así concluyó un trimestre más, reportando mis avances desde el posgrado, con una mayor claridad sobre mi proyecto de investigación, de la que tenía al momento de mi ingreso a la maestría. Sin prisa, pero sin pausa, me encontraré todavía en este periodo decembrino trabajando en más avances sobre mi investigación para llegar de lleno al trabajo en campo en Enero de 2016.

Referencias bibliográficas

Andión, M. (2006). “El Aula Multimedia UAM/Universia como ambiente de aprendizaje” En Anuario de Investigación 2005; México DF: UAM-X, CSH, Depto. de Educación y Comunicación; 2006.

Andión, M. (2014). El significado de las tecnologías de la información y comunicación en el contexto de la Reforma Educativa en México. Recuperado de: http://es.slideshare.net/SayuriKira/el-significado-de-las-tecnologas-de-la-informacin-y-la-comunicacin-en-el-contexto-de-la-reforma-educativa-en-mxico

Andión, M. y Lizarazo, D. (2013). Símbolos Digitales. Representaciones de las TIC en la comunidad escolar. México, Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco: Siglo XXI Editores.

Bourdieu, P. y Passeron, J. (1972). La reproducción. Barcelona: Laia.

Bourdieu, P. (1979). La distinción. Buenos Aires: Taurus.

Bourdieu, P. (2001). Capital cultural, escuela y espacio social. México: Siglo XXI.

Brunner, J. (2003). Educación e Internet: La próxima revolución. Santiago de Chile: Fondo de Cultura Económica, (Breviarios, 376).

Castells, M. (1996). La Era de la Información. Economía, sociedad, y cultura. Vol. I, México: Siglo XXI.

Freire, P. (1970). La pedagogía del oprimido. México: Siglo XXI.

Geertz, C. (1973). La interpretación de las culturas. México: Gedisa.

Habermas, J. (1981). Teoría de la acción comunicativa, I. Racionalidad de la acción y racionalización social. Madrid: Taurus.

IIPE-UNESCO (2006). La integración de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en los Sistemas Educativos. Estado del arte y orientaciones estratégicas para la definición de políticas educativas en el sector. Buenos Aires, Argentina.

Lara, J. (2007). El impacto de Internet en la Universidad Red. México: Universidad Autónoma de Sinaloa.

Taylor, S. J. y Bogdan, R. (1984).Introducción a los métodos cualitativos de investigación: la búsqueda de significados. Barcelona: Paidós.

Thompson, John B. (1990). “El concepto de cultura” en Ideología y cultura moderna: teoría crítica social en la era de comunicación de masas, D.F. Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco, División de Ciencias Sociales y Humanidades.

UNESCO (2008). “Estándares de competencias en TIC para docentes”. Londres, Enero 8 de 2008.

Yin, R. (2009). Case Study Research: Design and Methods. Estados Unidos: SAGE.